Incluso en mis horas mas bajas, siento las palabras burbujeando dentro de mi. Tengo que volcarlas sobre el papel, o se apodera de mi algo peor que la muerte.

Palabras. No como algo valioso, sino como algo necesario. Sin embargo, cuando empiezo a dudar de mi capacidad de trabajar con palabras, sencillamente leo a otro escritor y entonces sé que no tengo de qué preocuparme. Compito solamente contra mí mismo por hacerlo bien, con autoridad y fuerza, con placer y riesgo.

-Charles Bukowski